Envío Gratis a partir de 60€

Artritis en gatos

La artritis en gatos es una de las enfermedades óseas que un felino puede desarrollar a lo largo de su vida.

Sí, al igual que los humanos, los gatos pueden tener problemas en los huesos, pudiendo llegar a causar dolor y malestar en tu felino.

Además que no es una enfermedad que sea fácil de detectar, ya que por norma general, los gatos saben disimular muy bien cuando tienen dolor.

Dado que mi nuestro principal objetivo como veterinarios es mantener el bienestar de tu peludo, voy a profundizar un poco más sobre la artritis en gatos, cuáles son sus síntomas, y qué tratamiento se sigue en estos casos.

¿Qué es la artritis en gatos?

La artritis en gatos, artritis felina, osteoatritis o artritis reumatoide felina (anda que no tiene nombres) es una enfermedad degenerativa inflamatoria crónica de las coyunturas y el desgaste de las articulaciones del gato provocando dolor, rigidez y pérdida de movilidad.

No debemos confundir la artritis en gatos con la artrosis, ¿por qué?, porque la artrosis es una enfermedad ósea que afecta a los gatos más mayores, mientras que la artritis puede afectar a un gato de cualquier edad.

¡¡Teniendo esto claro, sigamos!!

que es la artritis en gatos

Causas de que mi gato tenga artritis

Varias son las causas que pueden originar que tu gato tenga artritis reumatoide felina:

  • Genéticas: como consecuencia de malformaciones en las patas
  • Infecciosas: como consecuencia de que alguna bacteria haya afectado a las articulaciones
  • Postraumáticas: como consecuencia de alguna lesión, golpe o traumatismo que haya tenido el felino.
  • Inmunológicas: a veces, el propio organismo decide (así porque sí) que la membrana sinovial (lo que recubre la articulación) no debería estar ahí y comienza a atacarla desgastarla.
  • Obesidad: un gato gordo, al igual que una persona con sobrepeso, hace que sus rodillas o en este caso articulaciones tengan que soportar mayor peso del que realmente debería, empeorando los síntomas.

la obesidad felina empeora los síntomas de la artritis en gatos

Una de las cosas que puedes hacer para evitar que tu gato se vuelva una bolita de pelos y grasa llena de amor y arañazos es jugar con él para hacer que se mueva y realice ejercicio.

El ejercicio puede ayudar a evitar que tu gato desarrolle artritis, por lo que te dejamos por aquí algunos juguetes para gatos con los que compartirás tiempo con tu felino y harás que realice ejercicio y se mantenga en forma. 

Ahora que conoces un poco más en detalle cuáles son las causas de la artritis felina, seguro que te interesa saber cuáles son los síntomas que debes tener en cuenta para acudir al veterinario lo antes posible, si ves que tu gato los padece.

Artritis en gatos síntomas

Si percibes que tu gato tiene alguno de estos síntomas, es muy probable que comience a tener o tenga artritis reumatoide.

¡Ojo al dato!

Inflamación de las articulaciones

Obviamente, no es síntoma de la artritis en gatos que tú, como su dueño, puedas ver a simple vista.

Pese a ello, las articulaciones inflamadas provocará que tu gato no ande del todo bien, tenga molestias al hacerlo o no lo haga con la misma agilidad que antes.

imagen de un gato con las articulaciones inflamadas por la artritis felina

Pérdida de movilidad y menos ejercicio

Si antes tu gato se pasaba el día (o gran parte) corriendo, saltando y haciendo ejercicio, y de repente ha bajado el ritmo con algún que otro problema  de movilidad… malo.

Puede ser un síntoma claro de artritis. Lo más aconsejable es que ante este síntoma, acudas al veterinario para una revisión y así descartar cualquier tipo de anomalía.

Dolor y atrofia muscular

Como te hemos comentado antes, los gatos disimulan muy bien el dolor, tienen bastante más tolerancia al dolor que los humanos.

Por ello, detectar este síntoma también puede ser complicado.

Ahora bien, si al tocar alguna extremidad del gato, éste se queja, puede ser un indicio de dolor y por consiguiente, de artritis felina.

Aunque como te he comentado más de una vez, lo mejor es que acudas a tu veterinario.

Rigidez en las extremidades

Si ves que tu gato al levantarse de su descanso, tiene una rigidez anómala en alguna o varias extremidades, puede que tengas ante ti un claro caso de artritis reumatoide felina.

Aunque dicha rigidez pueda desaparecer al tiempo de haberse levantado, la artritis no, así que no dudes en acudir al veterinario para que haga un diagnóstico.

Cambios repentinos de comportamiento

Si tu gatito, por norma general tiene un tipo de comportamiento y de repente notas un cambio brusco, es que algo no va bien.

No necesariamente tiene que ser un indicio de artritis en gatos, puede responder a otra patología, ahora bien, si se vuelve más arisco, agresivo e incluso llega a evitar el contacto por el dolor, ahí podemos tener un síntoma claro de artritis.

gato agresivo por dolor en articulaciones

¿Cómo diagnosticamos la artritis en gatos?

Unas líneas más arriba te hemos comentado que los gatos no suelen mostrar si sienten dolor, por lo que saber si tu gato padece de artritis puede ser una tarea complicada, más sabiendo que no es una patología que se pueda observar a simple vista.

Conociendo los síntomas que te hemos comentado, puedes intuir si tu felino lo está padeciendo y en consecuencia acudir al veterinario.

Una vez allí, tu veterinario le realizará una serie de pruebas, entre ellas una radiografía para poder ver la articulación tomada, por norma general, en dos proyecciones.

Por otro lado, para verificar el diagnóstico de artritis, el veterinario también realizará una exploración ortopédica del felino.

De esta manera, podrá comprobar si el gato siente malestar, se resiste a la palpación y manipulación de las articulaciones.

En muchos de los casos las articulaciones se sentirán duras y engrosadas.

Tratamiento para la artritis en gatos

Una vez se ha diagnosticado la artritis felina, se deberá comenzar con el tratamiento para mejorar la calidad de vida del felino, ya que como hemos mencionado, se trata de una enfermedad crónica y degenerativa.

Lo primero que se le recetará al felino serán medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) con los que se buscará aliviar el dolor y reducir la inflamación de las articulaciones.

Otro de los tratamientos que se pueden seguir para mejorar la calidad de vida de tu gato y ayudarle con su artritis es un tratamiento de fisioterapia.

tratamiento de fisioterapia para artritis en gatos

Mediante ejercicios y rehabilitación orientados a tal efecto, podemos ayudar a mitigar el dolor, la rigidez y otros síntomas antes mencionados.

¿Hay algo más que pueda hacer por mi gato en esta situación?

La respuesta es sí.

Además del tratamiento que el veterinario ponga a tu gato existen ciertos medicamentos homeopáticos pensados precisamente para gatos y remedios naturales que ayudarán a tu gato.

Por ejemplo, el uso de nutraceúticos puede ayudar a la artritis en gatos.

Los suplementos a base de condroitín y glucosamina, pese a que sus efectos no han sido demostrados en gatos, sí lo han sido en perros, caballos y seres humanos, por lo que podrían ser beneficiosos (en cualquier caso siempre debes hablar con tu veterinario antes de utilizar cualquier tipo de suplemento).

En casos leves, pueden resultar de ayuda en las fases iniciales, pero no así en las fases más avanzadas de la enfermedad.

Cuidados de un gato con artritis

Aparte del tratamiento que deberás seguir, hay ciertas cosas que puedes hacer en tu casa y en su entorno para que se encuentre lo más cómodo posible y reducir los dolores y el estrés generado del mismo.

Fuera aparte de realizar ejercicios con tu felino (moderado, recuerda que tiene artritis) adecuados a su situación y darle una alimentación adecuada, puedes realizar los siguientes cuidados para mejorar su calidad de vida:

  • Colocar una mantas por donde le gusta estirarse para que descanse mucho mejor y esté más mullido
  • Incluir una bolsa de agua caliente en su cama puede ayudar a aliviar la inflamación de sus articulaciones
  • Intenta que hayan los mínimos obstáculos posibles por casa y dispongamos de zonas que le faciliten el acceso a sitios elevados a los que ahora no podrá subirse
  • Lo mismo tendrás que hacer tanto con el comedero como con el arenero. Facilítale a tu gato el acceso tanto a la comida como al arenero para hacer sus necesidades

Por último, y más importante, evita que tu gato se estrese y trátalo con mucho cariño (aunque seguro que esto último es lo que menos te cuesta 😜 )

Ahora que ya sabes qué es la artritis en gatos, cuál es su sintomatología, las causas que lo provocan y como cuidar a tu gato, no dudes en acudir a tu veterinario en caso de sospechar que tu gato puede padecer esta enfermedad.

Si te ha gustado, ¡¡compártelo!!

Facebook
Twitter
Leticia González García
Leticia González García
Especialista en fisioterapia y rehabilitación en Forvet. Postgrado neurología Improve International. Especialista en cirugía de tejidos blandos UAB. Centra su actividad en diagnóstico y tratamiento de patologías musculoesqueléticas y neurología combinándolo con fisioterapia y como cirujana de la clínica.
ebook cuidado para cachorros clinica veterinaria rioseco

¿Cachorro primerizo?

Puedes seguir leyendo sobre

Acceso a tu cuenta

¡¡Estás a un paso de descargarte esta guía!! 🐶

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Gracias por solicitar información

Hemos recibido tu solicitud y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible

Si no te llega el mensaje revisa en la bandeja de SPAM.

Nuestros últimos posts:

imagen de perro para formulario de contacto plan de salud para perros